10 de noviembre de 2020

Educación de personas en contextos de encierro: una praxis transformadora

"Conversatorio Internacional sobre educación de personas en contextos de encierro: una praxis transformadora" es el nombre de un encuentro virtual que busca compartir relatos y experiencias de educación de personas en contextos de encierro, con el objetivo de fortalecer las prácticas educativas y proyectar futuras acciones.

La jornada reunirá a la doctora en Educación de la Universidad de Puerto Rico, Wanda Ramos Rosado , al doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Santiago de Compostela (USC), José Antonio Caride, y al psicólogo brasilero Renan Luiz Senra Barbosa.

Zoom invitation -
Hora: 10 nov 2020 13:45 Buenos Aires, Georgetown
Reunión de Posgrado Educación: Conversatorio Internacional Contextos de encierro
Unirse a la reunión Zoom
https://zoom.us/j/93930193783?pwd=YllDUzkzWk1IejkxcmFVeGpXdTRuQT09





23 de octubre de 2020

III Simposio Iberoamericano de Educación Social en Situaciones de Riesgo y Conflicto "La Pedagogía Social y la Educación social en tiempos de pandemia"

 III Simposio Iberoamericano de Educación Social en Situaciones de Riesgo y Conflicto "La Pedagogía Social y la Educación social en tiempos de pandemia" 

organizado por el Dpto. de Estudios Educativos, Facultad de Educación- UCM. Enlace:https://www.siberoamericanoesucm.com/

El tercer simposio Iberoamericano de Educación Social en Situaciones de Riesgo y Conflicto permite abordar la Pedagogía Social (PS) y la Educación Social (ES) en diversas situaciones de riesgo y conflicto a nivel iberoamericano que actualmente son de especial relevancia para el ámbito profesional, académico, social e investigativo.

En esta tercera edición, investigadoras (es) y profesionales expertos de España, Brasil, Colombia y México, trabajarán alrededor de las experiencias, prácticas, investigaciones y acciones de la Pedagogía Social y la Educación Social durante el confinamiento, afrontamiento del Covid-19, así como nueva normalidad por parte de relevantes universidades e instituciones de la comunidad iberoamericana.

Lo anterior, en asociación con la Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social, la Asociación Brasileña de Pedagogía Social y Educación Social, la Red Mexicana de Pedagogía Social y la Asociación Colombiana de Pedagogía Social y Educación Social, así como el Consejo general de Colegios de Educadoras y Educadores sociales de España y el Colegio de educadoras y educadores sociales de Madrid.



12 de octubre de 2020

EL CGCEES Y LA SIPS REFUERZAN LA COLABORACIÓN ENTRE AMBAS ENTIDADES

Este 8 de octubre Mª Victoria Perez de Guzmán Puya, Presidenta de la SIPS y Lourdes Menacho Vega, Presidenta del CGCEES han firmado en Sevilla un anexo específico al convenio marco firmado en el año 2014, y que tiene por objeto el desarrollo de una estrategia de comunicación entre ambas entidades, de difusión e intercambio de información, así como la coordinación de acciones de representación, intercambio y transferencia del conocimiento.

4 de septiembre de 2020

Género, Justicia Social e Inserción desde el Contexto Penitenciario




El Instituto Universitario de Investigación de la Paz y los Conflictos (IPAZ), el Departamento de Pedagogía; La facultad de Ciencias de la Educación; el Grupo de Investigación “Valores emergentes, educación social y políticas educativas” (HUM-580) y; el Grupo de Investigación “OTRAS: Perspectivas feministas en investigación social” (SEJ-430), de la Universidad de Granada (España), en el marco del proyecto Investigación I+D+I “Procesos de reinserción y acompañamiento a mujeres en semilibertad”–REINAC-.Ref.EDU2016-79322-R, invita al:

IV Congreso Internacional de Acción Socioeducativa. Y que en esta edición abordaremos, junto a otros temas socioeducativos el “Género, Justicia Social e Inserción desde el Contexto Penitenciario”, en su Edición Virtual, a celebrarse los días 2 y 3 de diciembre de 2020 y, dirigida a toda la comunidad universitaria, profesionales e interesados/as en las temáticas abordadas.

El congreso pretende conocer y analizar con una mirada de género, desde distintos enfoques interdisciplinares e interinstitucionales, tanto nacionales como internacionales, los desarrollos, experiencias, investigaciones, políticas y propuestas en materia educativa y re-inserción social en distintos contextos, especialmente vulnerables, de riesgo y en medios punitivos. Asimismo, pretende analizar y visibilizar el impacto de la investigación y acción en la intervención y su incidencia en la inclusión social y mejora de la calidad de vida.

Líneas Temáticas:
Justicia social y derechos humanos, Modelos/ enfoques de intervención socio-educativa, Programas de intervención, Reinserción social y laboral, Salud, Drogas e inclusión, Educación y Formación, Familia y redes de apoyo, Seguridad ciudadana, prevención del delito y de la reincidencia, Convivencia y gestión de conflictos, Género y contextos de riesgo, Minorías y grupos vulnerables. 

Áreas afines de conocimiento: Educación, Educación Social, Psicología, Criminología, Sociología, Trabajo Social, Derecho y otras.

Destinatarios: profesionales, académicos, estudiantes y público general que trabajen o estén interesados en el tema.

Organizadores: Universidad de Granada: Instituto de la Paz y los Conflictos (IPAZ); proyecto Investigación I+D+I “Procesos de reinserción y acompañamiento a mujeres en semilibertad”–REINAC-.Ref.EDU2016-79322-R; Facultad Ciencias de la Educación; Departamento de Pedagogía; Grupo de Investigación “Valores emergentes, educación social y políticas educativas” (HUM-580) y; Grupo de Investigación “OTRAS: Perspectivas feministas en investigación social” (SEJ-430).

*Plazo de envío de resúmenes (simposios y ponencias): 29 de septiembre. 
*Publicación (trabajos aprobados): Libro de actas con los resúmenes y capítulo en la prestigiosa editorial Pirámide.

Para más información visite nuestra página web (www.ciase.es), escríbanos al correo  accionsocioeducativagranada@gmail.com y

les pedimos seguir la actualidad mediante:
https://www.facebook.com/accionsocioeducativa.ugr  ;
https://twitter.com/IvAccion  ;
https://www.instagram.com/accionsocioeducativaugr/

Atentamente,

Comité Organizador CIASE

27 de julio de 2020

Intervención socioeducativa híbrida en tiempos de la COVID-19



Por: Ángel De-Juanas
Resumen: En los últimos meses el coronavirus ha situado a la tecnología en un lugar prioritario dentro de la intervención socioeducativa. Durante el periodo de confinamiento, los educadores sociales se han visto obligados a intervenir desde la distancia más de lo deseado y han tenido que realizar grandes esfuerzos para adaptarse a la nueva realidad de emergencia sanitaria. En este trabajo se reflexiona sobre un modo de intervenir híbrido que puede marcar su desempeño profesional en los próximos tiempos. De tal modo, se muestran sus principales ventajas e inconvenientes para concluir en la necesidad de realizar un esfuerzo por centrar la atención en nuevos requerimientos para la formación inicial y el desarrollo profesional de los educadores sociales.

Descriptores: educación social, coronavirus, intervención socioeducativa, tecnología, blended-learning.

Escribo estas líneas tras casi un mes de la finalización del Estado de Alarma en España. Sirvan como reflexión de aquello por lo que hemos pasado, por el momento en el que nos encontramos y por el futuro más cercano que nos dirige hacia una ‘nueva normalidad’ también en la educación social y en el modo en el que posiblemente se realizará la intervención socioeducativa. Durante este tiempo y probablemente, por unos meses más (¡ojalá sean solo unos meses!) estaremos bajo los parámetros sanitarios que con un gran esfuerzo -y no siempre con éxito- se han ido imponiendo a lo económico, lo político y lo sociocultural; y que han modificado y modificarán nuestras esferas de vida cotidiana.

En estos últimos meses también hemos visto cómo la crisis del coronavirus afectaba a la educación conllevando cambios sustanciales en todos los niveles de nuestro sistema educativo. De tal manera, se ha producido el cierre de escuelas, institutos, universidades y otros centros de formación. También, se han producido cambios sustanciales en la forma de enseñar y aprender desde la distancia. En los servicios sociales se han vivido cierres, confinamientos y se ha trabajado a marchas forzadas y con un gran esfuerzo adaptativo para seguir dando servicio, especialmente a aquellos colectivos más necesitados. En definitiva, toda la estructura de nuestro sistema educativo y de nuestros servicios sociales, en los que los educadores sociales desarrollan su labor profesional, se ha visto comprometida y ha tenido que afrontar una tremenda crisis sin una hoja de ruta común previamente establecida; con recursos limitados; y con todo el esfuerzo humano e interés posible para abordar una realidad cruel y altamente peligrosa.

Durante este tiempo, los servicios sociales también han aportado todo lo que estaba en su mano por colaborar entre sí, en aras de ofrecer el mejor servicio a una ciudadanía, especialmente la más vulnerable, que ha dejado de lado lo deseable por lo esencial. Los datos actuales ya inciden en el inevitable impacto de la pandemia en la actividad laboral de las personas y cómo se ha producido un grave aumento del número de hogares en los que no hay ningún miembro de una familia ocupado (INE, 2020). También, se ha dado un incremento de nuevos trastornos psicosociales, el empeoramiento de la salud de los ciudadanos (OMS, 2020) y, a todo ello, se une el inevitable estado de duelo por el que atraviesan muchas familias como resultado de la pérdida de sus seres queridos. Por lo que los escenarios de intervención que se han dado como resultado de la pandemia han sido realmente complejos.

En otro orden, el coronavirus ha puesto de manifiesto que la tecnología tiene un papel mucho más influyente en la intervención socioeducativa de lo que la literatura científica preveía hasta hace poco tiempo (Cosner, Singer y Chan, 2015; García-Castilla, De-Juanas, Vírseda-Sanz, y Páez, 2019). Durante el periodo de confinamiento, la conexión a Internet, los equipos informáticos y los programas que han permitido conectar a las personas han sido el motor de las relaciones humanas en general y de las relaciones entre profesionales de la educación social y educandos en particular. Y, con ello, sin quererlo ni forzarlo, nos hemos visto envueltos dentro de un sistema digital maximizado y que, a su vez, ha cambiado tanto la educación que se da en las escuelas, institutos y universidades como aquella educación que se desarrolla en otros ámbitos de intervención. Así pues, en los últimos meses, los educadores sociales han realizado un gran esfuerzo por atender diferentes casos en los que la distancia era inevitable e imprevista.

En consecuencia, la situación sobrevenida por la COVID-19 ha derivado en lo que podríamos llamar una intervención socioeducativa a distancia de emergencia. Este modo de tener que hacer las cosas se ha precipitado y nos ha obligado a repensar los modelos de intervención a marchas forzadas para tratar de aprovechar las oportunidades que ofrece Internet, la ‘mega’ utilización de las aplicaciones de videoconferencia y las diferentes herramientas de educación en línea que han servido para tratar de adaptarnos a la nueva situación dando respuesta a viejas demandas y a las nuevas necesidades que han ido surgiendo entre los colectivos más vulnerables. De momento, la utilización de estos recursos tecnológicos ha aplacado el duro revés del confinamiento y ha evitado el colapso de muchos servicios sociales al reaccionar ante las distintas realidades de los ciudadanos y los diferentes escenarios en los que se desenvuelven. Así, los educadores sociales se han valido de la tecnología para continuar con su labor, ciertamente, por necesidad más que por propia iniciativa. Muchas entidades han tenido que cerrar y sus trabajadores han tenido que estar trabajando desde casa; en la mayoría de los casos con sus propios recursos. Otras entidades e instituciones han desarrollado nuevos modelos de intervención con un marcado carácter híbrido en el que se ha combinado la intervención en línea y la presencial. En esta nueva manera de intervenir, lo presencial ha cobrado un nuevo sentido y se ha reservado fundamentalmente para la realización de diferentes tareas esenciales dentro del cuidado y protección de los colectivos más vulnerables que han seguido manteniéndose a duras penas y en condiciones de confinamiento.

Este modo de intervenir se ha llevado a cabo gracias a la proliferación de herramientas tecnológicas que se han utilizado de manera masiva durante el confinamiento. Es importante tener en consideración que este modelo de intervención híbrida no se refiere tanto a una metodología pedagógica sino a los medios a través de los cuáles se ha podido realizar la intervención y que reúnen las siguientes características:
Flexibilidad. puesto que se trata de una manera de intervenir adaptada a un horario flexible que incluso puede llegar a ser bajo demanda por la persona que recibe la intervención de acuerdo con el educador social. Esta flexibilización de la intervención puede que, en el futuro, sea impulsada por los servicios sociales y las diferentes administraciones en aras de generar nuevas oportunidades de intervención, maximizar recursos dentro de un escenario de digitalización irreversible como resultado del mantenimiento del distanciamiento social y del cumplimiento de medidas sanitarias.

Ubicuidad. Dado que se encuentra muy relacionada con la utilización de diferentes dispositivos electrónicos como pueden ser tablets, smartphones, etc., que a su vez les ofrecen movilidad, pudiendo estar en diferentes espacios mientras se produce la intervención y se brindan múltiples oportunidades en un entorno multidimensional. Por tanto, se expande el lugar y acceso a la intervención a diferentes lugares que están más allá de un centro educativo y se minimiza el contacto directo (García-Aretio, 2019). A su vez, las tecnologías permiten que la información se mantenga y transfiera de un lugar a otro, concediendo una accesibilidad a la información de manera asíncrona y/o en tiempo real. Esto, unido a la inmediatez de la información y la adaptabilidad que permiten las tecnologías a las demandas sociales, constituye una gran ventaja para desarrollar una intervención individualizada en función de las situaciones personales y contextuales. Con todo, se pueden realizar acciones formativas ‘a la carta’ dirigidas a los ciudadanos que puedan converger en la promoción de valores cívicos, la inserción laboral, el desarrollo comunitario, el ocio y tiempo libre en el marco de una educación a lo largo de la vida (Caride, 2005).

Colaboración e interactividad. Algunas de las aplicaciones en línea que se han utilizado y se utilizan permiten y traen consigo nuevos recursos que permiten realizar acciones de intervención socioeducativa colaborativa como resultado de la interacción entre usuarios síncrona y asíncrona.

Seguridad. Ha sido y es una manera de intervenir segura por la garantía que ofrece al seguir realizándose en estas circunstancias de pandemia. A la par que también es sostenible dado que ha permitido maximizar unos recursos ya de por sí mermados dentro de un escenario de digitalización como resultado del distanciamiento social y del cumplimiento de las medidas sanitarias.

Aproximación a tecnologías interactivas de uso común entre jóvenes. Otra ventaja es que permite que se abran otros canales de comunicación durante la intervención como son las redes y medios sociales como WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter, etc., que con motivo del confinamiento han supuesto una herramienta de comunicación muy interesante dado que, especialmente, los jóvenes están muy habituados a utilizarlas durante su ocio y tiempo libre y les facilita mucho la comunicación entre ellos y con los educadores sociales.

Por último, se debe considerar que estos modelos híbridos de intervención han tomado en cuenta algunas ideas y procedimientos de instrucción que venían desarrollándose en experiencias de educativas basadas en el blended learning. Se entretejen aspectos presenciales y en línea con el fin de sacar todo el provecho posible de las posibilidades de Internet pero sin perder de vista la oportunidad de realizar una intervención personalizada acorde a las necesidades individuales (García-Aretio, 2018; Graham, Woodfield, & Harrison, 2013; Osorio, 2011; Rossett & Frasee, 2006).

La gran incógnita que se plantea es si este modelo intervención, que por momentos ha resultado ser totalmente a distancia pero que se ha constituido como híbrido según ha ido pasando el tiempo, ha llegado para quedarse definitivamente dentro del abanico de posibilidades de intervención educativa social o bien se trata de un modelo coyuntural que transitará y convivirá con otros modelos en el futuro. Al respecto, es posible que la utilización prolongada en el tiempo de este nuevo modo de intervenir se vaya asentando en el inventario de posibilidades de actuación de los educadores sociales para la realización de prácticas sociales, culturales, asistenciales, etc. No obstante, en mi opinión, la intervención híbrida, en caso de mantenerse, no puede limitarse a la utilización de diferentes herramientas tecnológicas que permiten hacer, entre otras muchas cosas, por ejemplo, vídeo-llamadas.
 
Será necesario que aprendamos a planificar la intervención de acuerdo con las posibilidades que ofrece el marco de las exigencias derivadas de la ‘nueva normalidad’; habrá también que pensar cómo evaluar la intervención con esta metodología y reflexionar sobre la incidencia de este cambio sustancial en la forma de intervenir con la irrupción forzada de estas herramientas. A su vez, esta metodología híbrida no resuelve ni mucho menos los grandes problemas a los que se ha venido enfrentando la educación social como pueden ser determinados problemas de inadaptación y marginación social. Principalmente, porque presenta muchos inconvenientes. El mayor, a mi entender, es que el acompañamiento presencial de los educadores sociales es imprescindible para fraguar una verdadera relación de confianza sobre la que poder pautar, supervisar, ayudar, animar, etc. a la persona que requiere la intervención. El contacto social en la intervención es la base de muchas intervenciones y puede resultar insustituible por la tecnología. Unido a este problema, se puede dar, a su vez, un exceso de autogestión de los procesos de intervención por parte del educando que unido a la flexibilidad de esta metodología puede presentar un riesgo creciente de pérdida de control de la intervención por parte de los educadores sociales.

Por último, y no menos importante, nos encontramos con el problema de la brecha social y, desde luego, la digital. Si los educandos no tienen acceso a la tecnología o no saben utilizarla; es decir si se carece de medios y condiciones, la intervención socioeducativa híbrida y a distancia se complica desde la base. Además, no es posible solucionar la brecha digital en pocos meses dado que implementar un cambio de este nivel también comporta un cambio que puede ser cultural, no solo tecnológico y/o pedagógico, para promover la participación y socialización virtual de diferentes colectivos sobre los que se interviene.

En conclusión, si este modelo de intervención no resulta pasajero, como así parece, se tendrán que realizar muchos esfuerzos, inversiones y políticas para dotar de recursos tecnológicos y favorecer la adquisición de competencias digitales a la ciudadanía. A su vez, urgirá centrar la mirada en la formación inicial y el desarrollo profesional de los educadores sociales para aprender a diseñar, implementar y evaluar programas y proyectos sociales que sigan una metodología de intervención híbrida y que permitan mejorar la calidad de vida de la ciudadanía en un nivel individual y comunitario.

Para citar este artículo: De-Juanas, A. (2020). Intervención socioeducativa híbrida en tiempos de la COVID-19. SIPS. Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social. URL: https://sips-es.blogspot.com/2020/07/intervencion-socioeducativa-hibrida-en.html

Referencias

Caride, J.A. (2005). Las fronteras de la Pedagogía Social. Perspectivas científica e histórica. Barcelona: Gedisa.
Cosner, S., Singer, J., & Chan, C. (2015). Practice Innovation through Tecnology in the Digital Age: A Grand Challenge for Social Work. Working paper, 12. Gran challenges for social work initiative. http://www.socialserviceworkforce.org/system/files/resource/files/Practice-Innovation-through-Technology-in-the-Digital-Age-A-Grand-Challenge-for-Social-Work-GC-Working-Paper-No-12.pdf
García-Aretio, L. (2019). Necesidad de una educación digital en un mundo digital. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 22(2), 9-22.
García-Aretio, L. (2018). Blended learning y la convergencia entre la educación presencial y a distancia. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 21(1), 9-22.
García-Castilla, F.J., De-Juanas, A., Vírseda-Sanz, & Paez, J. (2019). Educational potential of e-social work: social work training in Spain. European Journal of Social Work, 22(6), 897-907.
Graham, C. R., Woodfield, W., & Harrison, J. (2013). A framework for institutional adoption and implementation of blended learning in higher education. Internet and Higher Education. 18(3), 4-14.
Osorio, L. A. (2011). Interacción en ambientes híbridos de aprendizaje: La metáfora del continuum. Barcelona: UOC.
INE (2020). Información estadística para el análisis del impacto de la crisis COVID-19. Madrid: INE. Consultado el 13 de julio de 2020. https://www.ine.es/covid/covid_inicio.htm
OMS (2020). Consideraciones psicosociales y de salud mental durante el brote de COVID-19. Washington, DC: OPS. Consultado el 13 de julio de 2020. https://www.paho.org/sites/default/files/2020-03/smaps-coronavirus-es-final-17-mar-20.pdf
Rossett, A., & Frasee, R. V. (2006). Blended learning opportunities. Consultado el 22 de junio de 2020.
http://www.researchgate.net/publication/228669485_Blended_Learning_Opportunities

22 de julio de 2020

Objetivos de Desarrollo Sostenibles retos y oportunidades en la sociedad post pandemia

El programa Proyecto Sociedad que se emite desde los estudios de Radio Alma en Bruselas en colaboración con el INDESS (Instituto de Desarrollo Sostenible de la Universidad de Cádiz), celebró de un Web seminar, a fin de tener un espacio para pensar, exponer y proponer lo que ha supuesto la pandemia del covid-19. A continuación, el vídeo.



Las personas ponentes son:
  • Michel Bustillo Garat de la Asociación Voluntarios Por Otro Mundo
  • Jose Carlos Cabrera de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado
  • Victoria Pérez de Guzmán Puya Presidenta de la Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social (SIPS)
  • José Antonio López Sánchez Director del Instituto Universitario de Investigación y Desarrollo Social Sostenible (INDESS)
  • Manuel López Vargas. Graduado en Derecho y Master en Abogacía.
  • Nicolás Vergara Ruiz. Estudiante de Biología Molecular. Universidad de Toronto
  • Ani Turk Terapeuta y coach en Logoterapia. Brasil
  • Soledad Furchi. Licenciada en Psicología. Suiza
  • Montserrat Vargas Vergara. Coordinadora del proyecto de innovación docente sobre la inclusión de los ODS en el sistema educativo. Universidad de Cádiz
  • Patricia Ruiz Peréa. Licenciada en Derecho y miembro de Pro-diálogo. Bruselas

8 de julio de 2020

OCIO Y JUVENTUD. SENTIDO, POTENCIAL Y PARTICIPACIÓN COMUNITARIA


Coordinador/es:
LAZCANO QUINTANA, Idurre
DE JUANAS OLIVA, Ángel

ISBN: 978-84-362-7599-5
Num. páginas: 260
Año Edición: 2020
Colección: ARTE Y HUMANIDADES
Código UNED: 0102087CT01A01
Editorial: UNED
Formato: Papel

Los jóvenes se conectan entre sí como nunca lo habían hecho; son auténticos agentes del cambio social y pueden contribuir al crecimiento de las comunidades en las que viven transformando entornos, luchando frente a las desigualdades, movilizándose aportando nuevas ideas y soluciones creativas a viejos problemas de la ciudadanía. Fortalecer a la juventud también es atender todos sus derechos básicos, entre ellos su tiempo de ocio. 
En esta obra se recogen doce aportaciones en las que se abordan reflexiones y resultados de investigación sobre el ocio y la juventud en la actualidad. Colaboran en ella numerosos autores, todos ellos expertos, coordinados por los profesores Idurre Lazcano Quintana y Ángel De-Juanas Oliva, miembros de la red de equipos de investigación Ociogune.

7 de julio de 2020

Gender Issues in Latin America and Spain


Edited By Victoria Pérez-de-Guzmán, Encarna Bas-Peña and Margarita Machado-Casas

The Universal Declaration of Human Rights marked a fundamental milestone for the defense of equality between men and women. However, to this day, its development and implementation in everyday practices within diverse social, labor and educational environments remains to be seen. 

Learning from theory and practice is fundamental for paving the way to greater equality all around the world, as it is not enough being aware of the importance of gender equality and our right to it; rather, it is our actions that make it possible to enact change in situations in which inequality continues to manifest itself.

As education is the basis for the prevention of gender discrimination and violence, it is crucial that professionals in their respective fields are familiar with inclusiveness strategies in order to be able to integrate a gender perspective in their teaching. In this bilingual volume, which includes contributions in both English and Spanish, researchers from Europe and the Americas come together to analyze and reflect on gender issues from a multidisciplinary perspective: from improving gender education in schools and universities, to tackling the gender pay gap and gender-based violence, and understanding the role of gender in both contemporary migratory processes and criminality. 

5 de julio de 2020

Objetivos de Desarrollo Sostenibles: retos y oportunidades en la sociedad post-pandemia



El programa Proyecto Sociedad se emite desde los estudios de Radio Alma en Bruselas en colaboración con el INDESS (Instituto de Desarrollo Sostenible de la Universidad de Cádiz).

Celebra un Web seminar, a fin de tener un espacio para pensar, exponer y proponer lo que ha supuesto la pandemia del covid-19.

El título del Seminario es: Objetivos de Desarrollo Sostenibles: retos y oportunidades en la sociedad post-pandemia

La intervención será corta, pero he sido invitada a participar como Presidenta de la SIPS y será en directo, aunque se grabará también. Te indico el enlace para su difusión:

*horariodelprogramaProyectoSociedadlunes14hs.Dial101.9fm(endirecto)http://www.radioalma.be/#page-emissionsylosmartesendiferidoalas22.00h

Será mañana, día 30 de junio, a las 18:00 h. españolas. 
 
Las personas ponentes somos:
  • Michel Bustillo Garat de la Asociación Voluntarios Por Otro Mundo
  • Jose Carlos Cabrera de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado
  • Victoria Pérez de Guzmán Puya Presidenta de la Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social (SIPS)
  • José Antonio López Sánchez Director del Instituto Universitario de Investigación y Desarrollo Social Sostenible (INDESS)
  • Manuel López Vargas. Graduado en Derecho y Master en Abogacía.
  • Nicolás Vergara Ruiz. Estudiante de Biología Molecular. Universidad de Toronto
  • Ani Turk Terapeuta y coach en Logoterapia. Brasil
  • Soledad Furchi. Licenciada en Psicología. Suiza
  • Montserrat Vargas Vergara. Coordinadora del proyecto de innovación docente sobre la inclusión de los ODS en el sistema educativo. Universidad de Cádiz
  • Patricia Ruiz Peréa. Licenciada en Derecho y miembro de Pro-diálogo. Bruselas


18 de junio de 2020

BASES PREMIOS JIPS (Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social)



BASES PREMIOS JIPS (Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social)

1. Objeto de la convocatoria
El Premio JIPS (Juventud Investigadora en Pedagogía Social) de la Sociedad
Iberoamericana de Pedagogía Social (SIPS) tiene como finalidad promover el debate y
la reflexión sobre la investigación, realizada por quienes están iniciando su actividad
científica y pertenecen al colectivo de personas jóvenes de la SIPS.
Con el premio se pretende poner en valor trabajos científicos que sitúen sus
contribuciones en los distintos ámbitos que promueven la formación, investigación y
profesionalización en de la Pedagogía-Educación Social, con dos objetivos principales:
a) Reconocer e incentivar la investigación científica en torno a temas, problemas,
prácticas, etc. que toman como referencia la Pedagogía-Educación Social.
b) Visualizar y proyectar tanto en las Ciencias Sociales y de la Educación como en la
sociedad los estudios realizados por la juventud investigadora en este ámbito.

2. Quién puede presentarse y cuáles son los requisitos
Podrán concurrir al premio las personas vinculadas con la SIPS que cumplan los
siguientes requisitos:
1. Pertenecer a la Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social (SIPS).
2. Estar realizando un Master, el Doctorado o haber finalizado la Tesis Doctoral en
cualquier línea de investigación de la SIPS, con dos años de antelación a la
convocatoria del Premio.
3. Poseer una experiencia investigadora y profesional máxima de 5 años. Para
acreditar los estudios que se están realizado o finalizados se adjuntará una
fotocopia compulsada del título del doctorado o de la matricula a los estudios de
Máster y/o Doctorado.
4. La investigación estará enmarcada dentro de la Pedagogía-Educación Social, con
un perfil claramente pedagógico y/o educativo. Presentará avances científicos
relevantes e innovadores en el conocimiento de la Pedagogía-Educación Social,
tanto en sus enfoques teórico-reflexivos como en sus resultados empíricos y/o en
la transferencia de conocimiento a la sociedad.
5. El trabajo debe ser inédito, no habiendo sido presentado con anterioridad en
ningún otro premio, seminario, congreso y/o publicación científica, aunque sí
podrá derivarse de los resultados de tesis doctorales y/o proyectos o contratos de
I+D+i financiados en el marco de convocatorias competitivas, convenios de
colaboración con Administraciones Públicas, entidades, empresas, etc.
6. La propuesta se presentará de manera individual y deberá cumplir con los
requisitos indicados en esta convocatoria.

2

El jurado que se designe, en su calidad de personas expertas, se reserva el derecho a no
admitir aquellos trabajos que no cumplan con estos requisitos básicos.
3. Procedimiento para solicitar el premio
La convocatoria y el procedimiento para solicitar el premio coincidirá con la
celebración del Congreso y Seminario Interuniversitario de Pedagogía Social. Se hará
pública en la página web del evento, donde se establecerán plazos y procedimientos.
Las personas que quieran optar al premio, deberán presentar su propuesta siguiendo las
normas de envío, atendiendo a la fecha límite estipulada por el Comité́ Organizador del
Congreso.
4. Composición del jurado
El jurado del Premio JIPS estará compuesto por quienes ostenten los siguientes cargos:
 Presidencia de la Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social.
 Dirección de la revista “Pedagogía Social. Revista Interuniversitaria”.
 Presidencia del Comité́ Organizador del Congreso.
 Coordinación del Grupo JIPS, que ejercerá las funciones de secretaria o
secretario del jurado.
Las funciones del jurado son las siguientes:
1. Velar por el cumplimiento de las bases reguladoras del Premio.
2. Evaluar los trabajos presentados a partir de criterios de imparcialidad y
objetividad.
3. Elegir, considerando las evaluaciones realizadas, un trabajo como ganador del
Premio.
4. Elevar a la JIPS y a la Presidencia de la SIPS el fallo del Premio que se hará
público coincidiendo con el desarrollo del Congreso.
5. Entrega del premio y sus características
Durante el Congreso se procederá a la entrega de un Diploma a quien obtenga el
Premio, para el que no existe dotación económica.
Es responsabilidad de la Presidencia de la SIPS, o a la persona en la que delegue,
enunciar el fallo del jurado al premio JIPS. El trabajo ganador podrá ser publicado en:
“Pedagogía Social. Revista Interuniversitaria”; siempre y cuando la investigación
certifique la calidad necesaria y cumpla con los estándares que solicita dicha revista
para su publicación como un artículo.
7. Disposiciones adicionales

3

 La organización se reserva el derecho a declarar desierto el Premio si considera,
argumentando su decisión, que ninguna de las propuestas presentadas alcanza la
calidad científica exigible.
 La participación en el Premio conlleva la aceptación de sus bases reguladoras.
 Cualquier cambio que pueda producirse y que altere, de alguna manera, la
naturaleza y alcance de la convocatoria, será́ informado públicamente, a todas
las personas que candidatean al Premio o formen parte del Jurado.

4 de junio de 2020

La SIPS firma la“Carta abierta a representantes políticos”



Nos unimos a la “Carta abierta a representantes políticos” para defender el derecho a la educación frente a la #COVIDー19 para reclamar que el derecho a una educación equitativa, inclusiva y de calidad sea una prioridad política y social #LaMejorLección
































21 de mayo de 2020

Reflexiones sobre el COVID-19 desde la pedagogía social

Efectos del COVID-19 en las residencias para personas mayores

José Luis Rodríguez-Díez

jlroddie@upo.es

@jlroddie

Resumen

La pandemia del COVID-19 ha incidido, especialmente, en las personas mayores que viven en residencias en toda Europa. Varios factores explican esta elevada incidencia: el tamaño y arquitectura, los recursos, las medidas adoptadas en los primeros momentos y la elevada edad de las personas mayores institucionalizadas. Se plantea el debate sobre el carácter público o privado de estos centros. En esta tesitura la Pedagogía Social toma un papel esencial y fundamental ya que se nos presenta una oportunidad única e irrepetible de aprender de nuestros errores a todos los niveles, político, social y personal.

 

Descriptores: COVID-19; Residencias para personas mayores; Pedagogía Social; Educación Social.

 

 

Afirmar que la pirámide de población de España continúa su proceso de envejecimiento no es nada nuevo. Según los datos del Padrón Continuo del Instituto Nacional de Estadística (INE) a 1 de enero de 2019 había 9.057.193 personas mayores de 65 años, un 19,3% sobre el total de la población (47.026.208) (Dato definitivos publicados el 27-12-2019) y en las próximas décadas, 30 y 40 especialmente, la cifra de mayores de 65 años se verá incrementada de forma notable con la llegada a la vejez de las voluminosas cohortes nacidas durante el baby boom del siglo XX (Pérez Díaz; Abellán; Aceituno y Ramiro, 2020).

Así mismo, el volumen de negocio dirigido a las personas mayores crece de forma exponencial, especialmente en el sector de las residencias para mayores donde en 2019 la facturación de las empresas gestoras de residencias alcanzó los 4.650 millones de euros, según se recoge en el estudio del Observatorio Sectorial DBK de INFORMA y se preveía un aumento hasta situarse en unos 4.850 millones en 2020. En 2019 el número de centros residenciales para mayores en nuestro país era de 5.417. De ellos 3.844 con titularidad privada y 1.573 eran de carácter público como informa “Envejecimiento en red”. El número de plazas ofertadas se distribuye en 271.696 plazas en las de titularidad privada y 101.289 en las públicas, que hacían un total de 372.985 plazas.

Estos datos nos llevan a reflexionar si cuando el sector público no cubre una necesidad, surge la iniciativa privada entendida como negocio.

Sin embargo, ni en nuestros sueños más extraños podíamos haber imaginado que un virus paralizara el mundo y afectara especialmente a las personas mayores que viven en residencias, causando verdaderas tragedias en algunas de ellas. A fecha 8 de mayo de 2020 habían fallecido 17.608 personas en estos centros lo que supone el 67% del total de fallecidos notificado oficialmente por el Ministerio de Sanidad, aunque también hay muchos centros sin un solo caso “pero una vez que entra el virus, es fácil que se expanda” como afirma Joseba Zalakain director del Centro de Documentación y Estudios SiiS y experto en servicios sociales que supervisa, junto a otros investigadores europeos, las cifras sobre mortalidad en estos centros. (El País, 2020)  

Esta pandemia ha destapado el desconocimiento general sobre las residencias de mayores y la dispersa y escasa información sobre ellas a todos los niveles: social, político y sanitario, dañando la imagen y el buen hacer de la mayoría de estas instituciones y del personal que en ellas trabaja.

Ante estos datos, la Fiscalía General del Estado, a través del Fiscal Delegado para la protección y defensa de los derechos de las personas mayores y de la red de Fiscalías Provinciales, a fecha 8 de mayo de 2020, ha abierto 176 diligencias civiles y 143 penales en relación con el amparo de los derechos individuales y colectivos de estas personas "en situación de vulnerabilidad".

España no ha sido una excepción en Europa ya que un informe publicado por el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades afirma que un elevado número de estos centros se ha visto afectado en Europa. Los fallecimientos en países como Noruega o Bélgica suponen más de la mitad de todos los casos y en Francia más de un tercio de la mortalidad por COVID-19 se concentra en residencias de mayores.

Según Zalakain (El País, 2020), tres factores determinan la incidencia del COVID-19 en las residencias de mayores: 1º. El tamaño y diseño arquitectónico de la residencia, si tenía habitaciones individuales o compartidas y si se podía sectorizar. 2º. Los recursos con los que cuenta, como ratio de profesionales, formación o remuneración y 3º. Qué medidas se adoptaron una vez se inició la epidemia. Con respecto a estos factores añadiríamos que la principal característica demográfica de las residencias es que la población institucionalizada está fuertemente envejecida ya que el 79% de toda la población que vive en residencias tiene más de 80 años lo que supone, generalmente, otras patologías previas y limitaciones para las actividades de la vida diaria por lo que las interacciones del personal con ellos tienen que ser más cercana y suelen pasar mucho tiempo en entornos cerrados y con población igualmente vulnerable.

La alta mortandad en las residencias para personas mayores ha reabierto el debate sobre la titularidad de las residencias en España y desde algunos sectores se reclama que las residencias sean públicas pues han relacionado titularidad privada con mortandad, como afirmó Juan Carlos Monedero en el Canal 22 de la televisión púbica mexicana “de los 22.500 fallecidos, prácticamente la mitad son ancianos que han fallecido en residencias de ancianos privadas o de gestión privada”. Sin embargo, la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), que representa al 80% del sector, aseguraba que sus centros tenían 2.200 camas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) vacías en todo el país en los peores momentos de la crisis a pesar de que el decreto de estado de alarma declarado por el Gobierno en virtud del real decreto (463/2020, de 14 de marzo) aprobado por el Consejo de Ministros pone "todos los medios sanitarios civiles y militares, públicos y privados" a disposición del ministerio de Sanidad.  

Más allá de la actuación de la Fiscalía y de la utilización partidista de los datos de fallecidos en residencias de personas mayores se hace necesaria por parte de los Estamentos implicados una estricta inspección de todas ellas para garantizar la calidad de vida de los y las usuarios y usuarias unificando criterios para desarrollar la Ley de la Dependencia (Ley 39/2006, de 14 de diciembre) de igual manera en todas las Comunidades Autónomas. 

Y a nivel personal y social una profunda reflexión sobre qué estamos haciendo con nuestros mayores. La postura de países como Bélgica u Holanda que optan por no tratar a los más mayores ni a los más débiles en los hospitales y el documento de la Generalitat catalana que proponía no ingresar a los mayores de 80 años en la UCI son, desde los aspectos éticos y morales, inaceptables además de inconstitucionales en el caso de la Generalitat (artículo 14 de la Constitución española).

En la historia de la humanidad no se había producido una situación similar a la que estamos viviendo en el mundo entero, por tanto, es una oportunidad única e irrepetible de aprender de nuestros errores como sociedad y como individuos. En esta tesitura la Pedagogía Social toma un papel esencial y fundamental para que grupos de pedagogos y pedagogas se preparen y puedan poner sobre la mesa las herramientas y las estrategias para comenzar la nueva época que se avecina. Hay que desbancar, de una vez por todas, las connotaciones negativas del envejecimiento biológico que identifican aumento de la edad con deterioro, decadencia e improductividad y que están asentadas en esquemas del siglo pasado no superados todavía ya que esto propicia la invisibilidad de lo que ocurre dentro de los centros residenciales para personas mayores.

No es el momento de debatir entre el carácter público, concertado o privado de las residencias para personas mayores; ya habrá tiempo, ahora es el momento de ponernos todos a trabajar para mejorar las residencias de mayores y la calidad de vida de sus usuarios y usuarias, ahora es el momento de la Educación Social, como afirma Sergio Fernández presidente del Colegio Oficial de Educadoras y Educadores Sociales de la Comunidad de Madrid “es necesario tanto transmitir a las administraciones públicas las situaciones de precariedad y limitación que se han vivido y se siguen viviendo en los recursos, programas y servicios, y que pueden ser mejoradas, como aprovechar las oportunidades que esta situación de emergencia no sólo sanitaria y económica, sino social, ha visualizado en torno a la garantía del derecho a la Educación Social como servicio esencial para la ciudadanía”.

 

Referencias

·         Alianza de la Sanidad Privada en España: https://aspesanidadprivada.es/

·         Constitución española: https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1978-31229

·         El País (28 de abril de 2020). La pandemia golpea a las residencias de mayores de toda Europa. Recuperado de:

https://elpais.com/sociedad/2020-04-27/la-pandemia-golpea-a-las-residencias-de-mayores-de-toda-europa.html

·         Entrevista a Juan Carlos Monedero en Canal 22 de México:

https://www.youtube.com/watch?v=dqQsHrxLaIw

·         Envejecimiento en red: http://envejecimientoenred.es/

·         INE: https://www.ine.es/

·         Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia:

https://www.boe.es/eli/es/l/2006/12/14/39/con

·         Observatorio Sectorial DBK: https://www.dbk.es/

·         Pérez Díaz, J., Abellán, A., Aceituno, P. y Ramiro, D. (2020). “Un perfil de las personas mayores en España, 2020. Indicadores estadísticos básicos”. Madrid, Informes Envejecimiento en red 25. [Fecha de publicación: 12/03/2020].http://envejecimiento.csic.es/documentos/documentos/enred-indicadoresbasicos2020.pdf

·         Portal de la Educación Social en España (EDUSO): http://www.eduso.net/

·         Real decreto (463/2020, de 14 de marzo) Decreto de estado de alarma

 https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2020-3692

 


Reflexiones sobre el COVID-19 desde la pedagogía social

EL COVID-19 INTERPELA A LA PEDAGOGÍA SOCIAL: CUANDO LO INESPERADO ACTIVA EL CAMBIO

Reflexiones estudiantiles en tiempos de pandemia

Isabel Elena Peleteiro Vázquez
(USC – UPEL Caracas)
06 de Mayo, 2020
Imagen de un pueblo de Galicia
Resumen
El presente trabajo refleja un conjunto de reflexiones personales producto de la experiencia propia
de la praxis investigativa de la Pedagogía Social en las aulas de formación docente universitaria en
Iberoamérica. El mismo intenta sugerir algunas ideas para promover un debate sólido desde este
valioso constructo teórico que contribuya a repensar que los tiempos de pandemia representan una
oportunidad para iluminar el planeta con soluciones sociales y educativas que valoren lo
verdaderamente valioso de la educación: el ser humano.

Los tiempos de crisis son especialmente útiles para detenerse hacer una pausa y
reflexionar sobre la educación en tiempos de pandemia. Como lo afirma Edgar Morin
(2020) “parte de mi filosofía es esperar lo inesperado”. Esto es indicador de sorpresa,
asombro y aturdimiento frente a lo nuevo. Esto da idea de falta de previsión frente a la
incerteza. Presenta la necesidad urgente de salir de lo conocido, lo establecido y lo
normativo para comenzar a actuar con apertura, espíritu de innovación, pensamiento
inductivo desde y con sensibilidad hacia el otro.
Uno de los objetivos de este escrito es poner en blanco y negro las diferentes
situaciones detectadas por los estudiantes ante el riguroso cumplimiento de sus
deberes escolares por vía telemática. La metodología está conformada por una
muestra intencionada dirigida a estudiantes universitarios y representantes de niños y
niñas en diferentes edades escolares. Para ello se parte de la premisa que el hecho
dramático y coyuntural conocido como “pandemia” no puede validar un hecho
estructural como lo es la relación docente-alumno en el espacio escolar.
Por ello es conveniente aproximar algunas ideas en las que se asuman como principios
fundamentales los sentimientos de justicia, de verdad y de reparación frente al
enorme desafío de educar a niños, jóvenes y adultos dentro del contexto de una
catástrofe humanitaria como la actual. Este trabajo intenta generar algunos aportes
dentro de esta línea de investigación tan oportuna, la cual ha sido sugerida por la
Sociedad Iberoamericana de Pedagogía Social (SIPS).

En este sentido, es necesario tener presente que vivimos tiempos complejos que
sugieren cambios en el ¿qué?, el ¿cómo? , el ¿porqué? Y el ¿para qué? de nuestro
accionar como educadores sociales. Es justamente la mirada desde la Pedagogía
Social la que no debe escatimar esfuerzos en buscar caminos y soluciones reales y
ciertas ante la severa problemática actual. Se debe considerar este momento como un
espacio que exprese las oportunidades y las enormes dificultades generadas por el
fenómeno COVID-19, o mejor conocido como pandemia.
Las múltiples reflexiones deben partir del terreno de los educadores e interpelar a la
Pedagogía Social como ciencia cuya praxis se centra en conceptos clave que reflejan
la vulnerabilidad de la especie humana. Conceptos clave como: confinamiento,
aislamiento, distanciamiento social, desigualdad, incerteza, muerte masiva, altos
índices de letalidad en la población de adultos mayores, brecha digital, enfermedad,
contagio, desempleo, improductividad, escasez, quiebra económica, racionamiento,
inmovilidad, soledad, abandono y fracaso escolar son sólo algunos aspectos inherentes
al hecho educativo frente y dentro de esta inexorable situación.
Todos estos elementos generan graves daños, pérdidas, deterioros y representan un
atentado contra la humanidad. Desde esta perspectiva se intenta comprender desde
la visión antropológica cómo y porqué surge este fenómeno. Cuáles son sus
caracteristicas y cuáles son sus formas de manifestación. Igualmente interesa conocer
cómo deben ser las gestiones a corto y mediano plazo para resolverlo y evitarlo en el
futuro. Todos estos conocimientos reflejan la necesidad de respuestas inmediatas por
parte de los científicos y de los educadores. Al mismo tiempo se cuenta con
evidencias concretas de actuaciones de carácter gubernamental protagonistas de un
severo debilitamiento de las estructuras formales que son garantes de la paz social.
Ante esta situación se vislumbra el inicio de un nuevo contrato social centrado en la
tecnología ante el cual es indispensable fijar posición y acción desde la educación
social. Sin negar la utilidad de los recursos tecnológicos, estos no representan a la
esencia humana en la que el docente es el impulsor de sueños e ilusiones en sus
alumnos. Esta se caracteriza por la empatía, la espontaneidad y las inmensas
posibilidades que la interacción presencial generan para el aprendizaje. Ante lo cual
subrrayamos que por muy convenientes que parezcan los deberes escolares por
medios telemáticos, estos tienen su razón de ser como muestra de consolidación de
aprendizajes que se logran a partir de interacciones significativas en el contexto
educativo. Estas tareas por sí solas y a lo largo del tiempo, sin el debido
acompañamiento no llenan del todo la amplia gama de posibilidades comunicativas y
de logros que se desenvuelven en la acción presencial con el docente.

A la vez de lo anterior, conviene describir las inmensas dificultades evidenciadas por
los estudiantes ante este dramático panorama tecnológizante en el que se vieron
inmersos nuestros niños y jovenes sin la preparación previa adecuada. Situación que
tiende a abrir un espacio que marca una inmensa brecha, lacual abre y amplía las
desigualdades sociales presentes en España.
Las causas son variadas y de diversa índole. Se citan solo algunas como: el acceso a
las herramientas informáticas, a la conectividad y a la formación previa requerida para
poder utilizarlas, así como la presencia de un grupo familiar con una sólida dotación
cultural en tecnología. Estos factores no siempre confluyen. Requieren inversión
económica, intencionalidad, tiempo y esfuerzo educativo institucional y personal.
Condiciones no siempre dadas a nivel del hogar en tiempos de pandemia. Con lo cual
las tareas escolares asignadas muchas veces no son superadas por el aprendiz. Lo
cual evidencia que no todas son ventajas ante el aparentemente extraordinario
camino tecnológico.
La situación descrita implica el consenso de un conjunto de acciones desde las
autoridades educativas a fin de enfocarse en esta amplia problemática. La idea central
es formar una matriz de opinión en la sociedad formada por padres y educadores ante
la cual esta se muestre sensible, flexible, comprensiva y amplia para afrontar la
diversidad de comportamientos que se suscitaron frente al episodio biológico del virus
y sus graves consecuencias de aletargamiento socioeconómico y educativo. Todas
ellas generadas por la longitud de al menos dos meses de confinamiento en los
hogares y el alejamiento de los espacios socializadores por excelencia: escuelas,
bibliotecas, universidades, establecimientos, calles, avenidas y demás espacios
públicos.
De lo anterior se desprenden diversas implicaciones de orden filosófico y político que
conllevan enormes retos y desafíos para la formación del docente: la necesidad de
generar políticas públicas sociales y educativas identificadas con soluciones concretas
con y desde la Pedagogía-Educación Social.
En este orden los tiempos de pandemia se convierten en faros que iluminan el sendero
de los numerosos cambios e implicaciones socioeducativas a poner en marcha en el
plazo mas inmediato. Una de las claves está en interpelar de modo directo a la
Pedagogía Social: a que esta salga del claustro universitario, a abrirse al otro, a ir a la
calle y sobretodo a conocer los espacios de adultos mayores tan precisados de
acompañamiento y solidaridad.
En resumen, se precisa el ejercicio de buenas prácticas centradas en otras fórmulas
pedagógicas con la genuina intención de pensar en el bienestar colectivo como razón
de orden primordial. Pensar en renunciar a la visión individualista por la sinérgica. La

necesidad de investigar para transformar escuchando a los padres y al resto de actores
sociales. Sustituir el concepto de competencia por la colaboración y el trabajo en
equipo. Asumir estrategias de educación compensatoria asi como actividades
extraescolares en ambientes abiertos al aire libre, fuera del aula escolar formal
(Peleteiro, 2000). Identificar los valores de una educación centrada en la visión
humanista del conocimiento y el aprendizaje. Asumir modelos educativos orientados a
la creación de una educación “extramuros” en la que se promuevan procesos de
pensamiento divergente, creativo, crítico y horizontal, sin olvidar que uno de los ejes
críticos de esta crisis que es la mejora estructural de los servicios sociosanitarios.
Ello requiere asumir una postura epistemológica centrada en el pensamiento científico
y humanístico, complejo, hermeneútico, holístico, transdisciplinar, transcomplejo e
interdisciplinario que permita entender nuevas formas de concebir al hombre en su
relación con la naturaleza. La finalidad es aún mas desafiante. Pues se trata de la
sostenibilidad del ecosistema planetario (Gadotti 2003). Repensar estos aspectos
constituye una obligación para toda la sociedad en general porque de ella deben partir
acciones y soluciones concretas que encierran la salvación de la humanidad. En la
gráfica un mundo en solitario recorre una de las pintorescas aldeas del rural gallego.
Evidencia de la tan ansiada y esperada mejora en los modelos de atención para
adultos mayores en Galicia y el resto de España.

Estos espacios revelan la soledad existente en el rural gallego.

Pues se trata de la sostenibilidad del ecosistema planetario (Gadotti 2003). Repensar
estos aspectos constituye una obligación para toda la sociedad en general porque de
ella deben partir acciones y soluciones concretas que encierran la salvación de la
humanidad.
Palabras clave: Pedagogía Social, Reflexiones, tiempos de pandemia.

Referencias
Gadotti, M. (2003). Pedagogía de la Tierra y cultura de la sustentabilidad. (2),
6175.https://www.researchgate.net/publication/318842580_Pedagogia_de_la_tierra_y_cultur
a_de_la_sustentabilidad. p.61-76.
Morín,E(2011).Enraizandofilosofías..https://enraizandofilosofias.blogspot.com/2011/02/lo-
inesperadoedgar-morin.html.
Morín, E. (2020). Parte de mi filosofía...esperar lo inesperado.
https://www.facebook.com/EdgarMorinMultiversidad/photos/a.520217694672826/338513934
1513966/?type=1&theater. .
Peleteiro, I. (2000). Cómo investigar y educar fuera del aula escolar. Ediciones UPEL. Caracas.

Imagen libre tomada de pixabay.com

1 Declaración de cesión